Un año del desarme de las FARC.

Miles de personas han dejado de morir o huir, y cientos se han salvado de mutilaciones. Colombia sufre menos gracias al pacto que firmó hace un año para que la guerrilla FARC se desarmara y convirtiera en fuerza política.

Aún con sus detractores, el acuerdo suscrito el 24 de noviembre alivió un enfrentamiento de 53 años que ha dejado 220.000 muertos y 60.000 desaparecidos en choques entre guerrillas, paramilitares, agentes estatales y narcotraficantes.

Pero también destapó amenazas en medio de los incumplimientos que alegan los rebeldes.

Éstos son algunos datos del primer año del pacto de paz que se negoció desde 2012 en Cuba, y que derivó en la creación del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

— MENOS ARMAS

Las FARC contaban con 11.816 integrantes entre combatientes, militantes presos y milicianos (colaboradores no siempre armados). Casi 7.000 guerreros dejaron 8.994 fusiles en manos de la ONU. “Se entregaron 1,3 armas por desmovilizado”, resalta Ariel Ávila, de la Fundación Paz y Reconciliación. Y compara el éxito del proceso con las 18.000 armas que dejaron los 30.000 paramilitares desmovilizados en 2006 (0,6 por cabeza).

— MENOS MUERTES

Cuando empezaron los diálogos, el enfrentamiento interno dejaba en promedio 3.000 muertos al año entre civiles y combatientes, según la Unidad para las Víctimas (UV). En 2017 esa cifra se ha reducido a 78, según esa entidad oficial. En 2002, por ejemplo, las víctimas directas por el conflicto fueron 19.640.

— MENOS DESPLAZAMIENTO

De todas las consecuencias del conflicto la más impactante en cifras es la del desplazamiento: 7,4 millones de víctimas en cinco décadas, según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur). En 2012 había 233.874 desplazados al año, y hoy son 48.335, una reducción del 79%, según la UV.

 

 

 

Fuente: AFP

 

Leave a Comment