Peñarol – Rampla: virtudes ajenas, errores y mala suerte.

El pasado domingo se disputó la Fecha 11 del Torneo Apertura 2018, al Picapiedra le tocó visitar el Campeón Del Siglo para enfrentar al siempre duro Peñarol.

El local arrancó con mucha fuerza, llevándose por delante a Rampla que no podía cruzar la mitad del terreno.

A los pocos minutos de comenzado el partido llega un tiro libre desde el sector izquierdo del ataque, el centro va al centro del área, Agustín Canobbio pierde a su marcador y entra solo al área para definir de manera magistral, de taco, ante un Odriozola que se estira pero era imposible llegar a taparla. Ya, de arranque nomas, Peñarol abría el marcador y parecía que Rampla la iba a pasar muy mal.

Rampla se hizo con la pelota, no sintió el gol tempranero, y se fue adelante. En una jugada por el sector derecho del ataque llega un centro cruzado que termina cabeceando el argentino Maxi Rodriguez, a espaldas de Wilinton Techera y por delante de Mauricio Felipe, para poner el 2 a 0 a los 16′ del primer tiempo. El panorama no era para nada alentador en ese momento.

Rampla no se achicó en ningún momento, siguió yendo adelante, siendo el dueño de la pelota prácticamente durante toda esa primera mitad.

Hubo varias chances de gol para ambos lados, destacadas una del ‘Rata’ Diego Martiñones que remata al borde del área chica, luego se un tiro se esquina, que es rechazado por Kevin Dawson y termina dando en el vertical y yéndose lejos, esa fue la más peligrosa del equipo dirigido por el ‘Ronco’ Lopez en la primera mitad. Peñarol también tendría una más clara en esos primeros 45′, una corrida de Cristian Rodriguez desde la mitad de la cancha, que define por encima de Rodrigo Odriozola y el balón pasa apenas afuera, a centímetros del palo izquierdo, para alivio picapiedra, en ese momento hubiera decretado un 3 a 0 lapidario.

Final del primer tiempo con un 0-2 que quizá era exagerado, pero que se dio por dos errores defensivos y obviamente la virtud de las figuras que tiene el conjunto aurinegro.

Segundos 45′ con dos variantes de movida en Rampla; a la cancha el ‘Mago’ Cristian Olivera y Matías Rigoleto, en lugar de Ignacio Panzariello y Julian Lalinde respectivamente.

Por momentos buen fútbol de Rampla, siguió intentando el equipo visitante, y eso lo llevó a conseguir un penal, mediante una buena jugada de Igor Paim, Gustavo Tejera inmediatamente señaló el punto penal, pero en la repetición quedó claro que la falta no fue dentro del área. Poco le importó al goleador de Rampla que pateó fuerte y al medio, y convirtió así el descuento para el conjunto rojiverde a los 14′, un gol que le daba esperanza para lograr la hazaña.

A los 24′ del complemento llegaría la jugada que dejaría a todo Rampla boquiabierto, con las manos en la cabeza y el grito de gol en la garganta. El ‘Rata’ la lucha, como todas, y se la gana al zaguero aurinegro, cuando va a definir es atorado por Dawson, Martiñones se la pica al portero pero la pelota se va a milímetros del travesaño, ese balón terminó en el techo del arco aurinegro. Lo cantamos todos, pero lamentablemente no ingresó.

Hasta los 70′ Rampla fue mejor que Peñarol, luego, los últimos 20′ de juego, fueron bastante desprolijos, hubo muchos balones al aire, bajó el ritmo futbolístico de ambos, y Peñarol a base de tiempo, de generar alguna falta, se fue asegurando el partido, pero sin ser mucho más que Rampla. Los locales en el segundo tiempo prácticamente no remataron al arco defendido por ‘Chupete’, una corrida de Cristian Palacios bien achicada por Odriozola, y un remate muy tibio de Fabián Estoyanoff que fue directo a las manos del portero picapiedra, eso fue lo único que generó el equipo de Leo Ramos en el complemento.

Sobre el final del partido llegaría la roja por doble amonestación a Gabriel De León, en mi opinión es bien amonestado, y la reacción le costará 2 o 3 partidos.

Final, 2 a 1 a favor de Peñarol que deja en jugadores, cuerpo técnico, hinchas, calentura, bronca, incredulidad, desazón, impotencia, por lo que se había visto del equipo Picapiedra en los 90 minutos. Mereció mejor suerte Rampla, que jugó bien, pero que dos errores defensivos le costaron el partido. Para sostener esto me baso también en las situaciones de gol generadas, la diferencia entre el local y el visitante fue de una solamente, Peñarol tuvo 7 remates, Rampla 6.

Siempre son dificiles los partidos ante los grandes, y más en un Estadio como el Campeón Del Siglo, pero en este caso no hay más que aplausos para Rampla, que a pesar de todo dejó todo como siempre y más, mereciendo al menos llevarse un punto del recinto aurinegro.

Se viene Atenas, en casa, para salir de una vez del pozo, y empezar la tan ansiada remontada.

Leave a Comment