“Hablar no es la respuesta”, dijo Trump sobre Corea del Norte.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el miércoles que “hablar no es la respuesta” a la tensa disputa con Corea del Norte por su desarrollo de misiles nucleares, pero su secretario de Defensa afirmó rápidamente que Washington aún tiene opciones diplomáticas.

Con el comentario, formulado un día después de que Pyongyang lanzó un misil balístico que sobrevoló territorio japonés y que provocó críticas de la ONU y de otros países, Trump reanudó su retórica de línea dura hacia Corea del Norte, un país cada vez más aislado internacionalmente y que cuenta con armas nucleares.

“Estados Unidos ha estado conversando con Corea del Norte y pagándoles dinero por extorsión durante 25 años”, escribió Trump en Twitter. “¡Hablar no es la respuesta!”, agregó. La mención de Trump a pagos a Corea del Norte pareció referirse a ayuda previa de Estados Unidos a ese país.

Al ser consultado por periodistas sólo horas más tarde si Estados Unidos ya no tiene soluciones diplomáticas con Corea del Norte, ante el aumento de las tensiones luego de una serie de ensayos con misiles por parte de Pyongyang, el secretario de Defensa Jim Mattis respondió: “No”.

“Nunca se acaban las soluciones diplomáticas”, declaró Mattis antes de una reunión con su contraparte de Corea del Sur en el Pentágono. “Seguimos trabajando juntos y el ministro y yo compartimos una responsabilidad de proveer protección a nuestras naciones, poblaciones e intereses”, agregó.

Trump, que ha prometido que no permitirá que Corea del Norte desarrolle misiles nucleares que puedan alcanzar a Estados Unidos continental, afirmó el martes que “todas las opciones están sobre la mesa”.

Corea del Norte dijo que el lanzamiento de un misil balístico de alcance intermedio el martes fue para contrarrestar ejercicios militares conjuntos de Estados Unidos y Corea del Sur y que era el primer paso en una acción militar en el sector del Pacífico donde se ubica el territorio insular estadounidense de Guam.

El Consejo de Seguridad de la ONU, de 15 miembros, calificó el lanzamiento del misil sobre Japón como “indignante” y exigió que Pyongyang detenga su programa de armas.

El más reciente “tuit” del presidente republicano fue criticado por algunos en Washington. El senador demócrata Chris Murphy escribió en Twitter: “La vara quedó alta, este es quizás el ’tuit’ más peligroso e irresponsable de toda su presidencia. Millones de vidas dependen de esto – no es un juego”.

Los secretarios de Defensa y de Estado de Trump han remarcado la importancia de encontrar una solución diplomática a las ambiciones nucleares de Corea del Norte. Este mes, Mattis dijo a periodistas que el esfuerzo estadounidense “está impulsado políticamente. Tiene tracción diplomática. Está ganando resultados diplomáticos”.

Washington ha llamado en reiteradas oportunidades a que China, el principal aliado y socio comercial de Corea del Norte, haga más para contener a Pyongyang.

Técnicamente, Estados Unidos y Corea del Sur aún están en guerra con Corea del Norte debido a que el conflicto de 1950 a 1953 terminó en una tregua, no en un tratado de paz. Corea del Norte rutinariamente dice que nunca abandonará sus programas de armas, pues dice que son necesarios para lo que considera una hostilidad de Estados Unidos.

 

 

 

Vía: Reuters

Leave a Comment