Carlos Nuzman y el Comité Olímpico Brasileño suspendidos por el COI por corrupción.

El Comité Olímpico Internacional (COI) no esperó: al día siguiente de la detención de Carlos Nuzman por su implicación en la compra de votos para obtener los Juegos de Rio-2016, el presidente del Comité Olímpico Brasileño (COB) y toda la instancia quedaron suspendidos.

Nuzman, que también fue jefe del Comité de Candidatura y del Comité de Organización de los Juegos de Rio, fue suspendido por el COI de todas sus funciones y derechos de miembro honorario, y lo excluyó de la comisión de coordinación de los Juegos de Tokio-2020.

El dirigente brasileño, de 75 años y exjugador de vóleibol profesional (llegó a disputar los Juegos de Tokio en 1964), fue detenido el jueves en su domicilio por la policía federal brasileña (PF) acusado de los delitos de “corrupción, lavado de dinero y pertenencia a una organización criminal” que supuestamente habría comprado votos para asegurase la victoria de Rio en el proceso de atribución de los Juegos-2016.

Los agentes también arrestaron al director general de operaciones del Comité Rio-2016, Leonardo Gryner, e incautaron documentos, constató un fotógrafo de la AFP en el lugar. Está acusado de los mismos delitos que Nuzman.

Una fuente policial informó a la AFP que los dos dirigentes permanecen en detención provisional por un periodo de cinco días renovable.

– 319 millones de dólares bloqueados –

El Ministerio Público (MP) de Rio solicitó también el bloqueo de 1.000 millones de reales del patrimonio de los investigados (unos 319 millones de dólares) por los daños causados.

La comisión ejecutiva del COI justificó la suspensión de todo el COB (una decisión tomada por recomendación de su comisión de ética, presidida por el exsecretario general de la ONU, Ban Ki-Moon) por el hecho de que “el COB y su presidente, Carlos Nuzman, eran responsables de la candidatura de Rio de Janeiro en 2009”.

Por consiguiente, el COB no está capacitado para recibir subvenciones por parte del COI, aunque los intereses de los atletas serán preservados: “El COI aceptará la inscripción de una delegación brasileña en los Juegos de Invierno de PyeongChang-2018 y en el resto de competiciones a las que el COB sea invitado”, indica el COI.

Los fiscales aseguran que Nuzman, presidente de la COB desde 1995, amplió su patrimonio un 457% en los últimos 10 años sin que quede claro su origen y también que trató de ocultar su riqueza -a menudo en el exterior- a las autoridades.

Por ejemplo, solo declaró que tenía 16 barras de oro de 1 kilogramo cada una después de que fuera interrogado hace un mes por la PF durante la operación Unfair Play original, por las sospechas de que el dirigente brasileño había sido el “punto central de conexión” de una trama de corrupción internacional que presuntamente compró votos para que Rio obtuviera los primeros Juegos Olímpicos realizados en Sudamérica.

– Petición de ayuda a la justicia Suiza –

El viernes, la fiscalía suiza (MPC) confirmó a la AFP haber recibido una petición de colaboración judicial de parte de las autoridades brasileñas en el marco de la investigación contra Nuzman, una demanda que está siendo “analizada” para “evaluar si es ejecutable”.

Más allá de Nuzman, otra pieza clave del supuesto sistema de corrupción es Papa Massata Diack, hijo de Lamine Diack, en aquella época presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) y miembro también del COI.

Papa Massata Diack habría recibido 1,5 millones en sobornos de parte del empresario brasileño Arthur Soares que habrían servido posteriormente para pagar a miembros del COI a cambio de votos a favor de la candidatura de Rio.

Tras el gran escándalo de corrupción destapado en el proceso de atribución de los Juegos de Invierno de Salt Lake City a comienzos de los años 2000 y que supuso la expulsión a perpetuidad de una decena de miembros del COI, los investigadores brasileños y franceses están convencidos de que el proceso para los Juegos de 2016 también estuvo amañado.

El actual presidente del COI, Thomas Bach, tendrá que gestionar este caso en momentos en los que el organismo olímpico está inmerso en otro gran escándalo: el dopaje de Estado en Rusia destapado por el informe McLaren.

Mientras que 15 agencias antidopaje nacionales (entre ellas las de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia) reclamaron a mediados de septiembre la exclusión de Rusia de los Juegos de Invierno de Pyeongchang, al COI no le queda mucho tiempo para tomar una decisión, teniendo en cuenta que el evento tiene previsto comenzar el próximo 9 de febrero.

La decisión se tomará teniendo en cuenta el informe Schmid, que evaluará los cambios en Rusia tras el informe McLaren, y que será publicado “antes de final de año”, según el COI.

Vía: AFP

Leave a Comment