Aniversario de la Batalla de Las Piedras (1811)

En el día de hoy, se cumplen 206 años del logro más importante del general José Gervasio Artigas al mando del ejército patriota de la Junta Grande de las Provincias del Rio de la Plata en el territorio de la banda oriental. En ella venció a las fuerzas realistas del gobernador de Montevideo y nuevo virrey del Rio de la Plata, Francisco Javier de Elio.  

Antecedentes

En 1810, la Revolución de Mayo había forzado a los funcionarios virreinales a abandonar Buenos Aires, pero éstos resistieron en la Banda Oriental y, por ello, España trasladó la capital del Virreinato del Río de la Plata de Buenos Aires a Montevideo.

A comienzos de abril de 1811, el revolucionario José Gervasio Artigas regresó a la Banda Oriental con aproximadamente 180 hombres, proporcionados por la Junta Grande Porteña, con los cuales inició la resistencia contra los realistas en la Banda Oriental. El 11 de abril emitió la Proclama de Mercedes, asumiendo el mando de la revolución.

 

Desarrollo

El gobernador de Montevideo, Francisco de Elio designo al capitán de la fragata José Posadas,  jefe de las fuerzas regulares que guardaban la Plaza fuerte relista, instalo su cuartel en San Isidro Labrador de Las Piedras donde allí se iban a enfrentar contras los revolucionarios.

Los revolucionarios se ubicaron en la villa de Nuestra Señora de Guadalupe, llegaron a unir a  un ejército de mil personas pero las milicias de Posadas lo superaban en número luego se pasaron 300 hombres al bando Artiguista.  Los Españoles tenían más artillería, fusiles y eran muy profesionales con tácticas militares.

A las 11 de la mañana, Artigas envió parte de la infantería bajo el mando de Antonio Pérez.  En respuesta, Posadas ordenó abrir fuego contra el grupo, que se batió en retirada. La infantería española abandonó su ventajosa posición para perseguir a los revolucionarios. El primo de José Artigas, Manuel Artigas, al mando de unos 600 jinetes armados con boleadoras y picanas, atacó la retaguardia de Posadas por la izquierda, y así, atrapó al ejército español entre dos fuerzas: la caballería y la infantería, que cesó la retirada y volvió a la lucha.

La batalla se alargó durante varias horas, hasta las cinco de la tarde, cuando las tropas españolas empezaron a abandonar sus puestos, el capitán José Posadas hizo una bandera blanca y entregó su espada a Artigas, importante hecho simbólico para la revolución.

 

Consecuencias

Tras la gran victoria de la revolución, el prócer pronuncio la famosa frase “Clemencia para los vencidos, curad a los heridos, respetad a los prisioneros” refiriéndose a las fuerzas españolas.

Después de la batalla murió Manuel Artigas, primo de José Artigas, homenajeado en Buenos Aires por ser el primer oficial muerto en combate por la causa revolucionaria. En la Pirámide de Mayo existe una única placa, de bronce, de 85 cm de largo y 57 cm de alto, colocada sobre su lado oeste. Todo su contenido son dos nombres: Felipe Pereyra de Lucena y Manuel Artigas. Estos nombres fueron inscriptos en la Pirámide durante la presidencia del Dr. Carlos Pellegrini, en 1891 en cumplimiento a lo resuelto por la Junta Grande en 1811. El 31 de julio de ese año se había resuelto inscribir en la Pirámide los nombres de esas dos personas, que fueron los dos primeros oficiales que perdieron la vida en los campos de batalla luchando por la independencia de las provincias del rio de la plata.

Leave a Comment