Tres puntos de oro.

Rampla visitó Belvedere este domingo para enfrentar a Liverpool, y logró, en un partido muy duro, hacerse con 3 puntos que valen oro.

El arranque de Rampla fue muy bueno, y no solo el arranque, sino que hasta aproximadamente los primeros 30′ de partido el picapiedra fue quien dominó el encuentro, con una presión alta muy buena, un ritmo muy bueno, y una gran circulación de pelota.

El césped del Estadio del conjunto de la cuchilla estaba en un estado ideal para jugar por bajo, lo que nos mostró Rampla en muchos partidos, y fue lo que vimos en esa primera parte.

El Ronco realizó cinco variantes respecto al empate con El Tanque Sisley, dio ingreso a Jhony Galli por Nicolas Rocha, Luciano Ísola por Ignacio Panzariello, Adrián Leites por Gabriel De León, y cambió la dupla delantera, ingresando Matiad Rigoleto y Santiago Gonzalez en lugar de Leo Bahía y Alex Silva (5ta amarilla).

El equipo, al no tener un referente de área como Alex Silva, alto, luchador, volvió a generar fútbol por bajo, hacer llegar la pelota hacia el área rival con paciencia, tocando, sin saltear líneas, cosa que veníamos viendo en los partidos ante Racing y El Tanque, y que no nos estaba dando buenos resultados.

El dominio picapiedra era casi total, Liverpool tuvo dos remates peligrosos en esos primeros 30′, uno que fue entre los tres palos, el medio bien contenido por Rodrigo Odriozola, y luego un remate que se fue muy cerca del palo derecho.

Y a los 28′ llegó el primer gol del encuentro, un córner a favor de Liverpool genera un gran contragolpe iniciado por Camilo Cándido que llevó el balón desde el borde del área propia hacia el área negriazul por toda la mitad del terreno, acompañado por cuatro/cinco compañeros ante solamente dos defensores. Ya al borde del área Cándido amagó con darle al arco y abre el balón hacia la izquierda, para Adrián Leites, que hace un enganche y saca un remate que termina rebotando en uno de los defensores y descolocando por completo a Guillermo De Amores, el balón fue hacia la izquierda y De Amores fue cayendo lentamente hacia la derecha.

El resultado era justo, y si Rampla seguía así podría hacer algún otro gol y sentenciar el encuentro.

Tras ese primer gol Rampla administró energías para lo que quedaba del primer tiempo, no mantuvo la presión que estaba ejerciendo sobre el local, y llego a jugar los últimos minutos muy replegado en su campo. A pesar de ello Liverpool no era claro con la pelota y no pudo llegarle a Rampla con peligro en ese final del primer tiempo.

Para el segundo tiempo Rosario Martinez dio ingreso a un delantero Ignacio Martinez, cambiando la línea de 5 defensores que tenía y pasando a jugar con un 4-4-2, y otra actitud, el conjunto negriazul que se vio en la segunda parte no fue para nada parecido al de la primera mitad, salió determinado a llevarse por delante al picapiedra, y en parte lo logró, el delantero recién ingresado fue de lo mejor de Liverpool, y ni bien ingresó género una falta dentro del área, provocada por Willinton Techera, penal que Leodan Gonzalez vio y cobró. El local tenía la chance a los 6′ del complemento de llegar al empate, Maximiliano Bajter fue el encargado de rematar el tiro penal que estrelló contra el caño derecho de Rodrigo Odriozola, Rampla respiraba y mantenía la ventaja pero sufriendo.

A los 14′ llega la revancha del volante negriazul, ya que luego de un centro de Cristian Almeida desde el sector izquierdo llega el gol de Maxi Bajter, que cabeceó muy solo en el segundo palo y dentro del área chica. El Sol en contra descolocó a Odriozola y a la defensa en ese centro de Almeida y Bajter entró muy solo junto a otro jugador de Liverpool y así el partido se ponía 1 a 1 y era justo por lo que estábamos viendo en Belvedere.

Rampla siguió sufriendo los ataques de Liverpool, el ‘Ronco’ realizó variantes que ingresaron muy bien en el partido (Leo Bahía, Nicolás Rocha y Damián Cabrera), pero el equipo no conseguía recuperar los circuitos futbolísticos que había generado en los primeros 30′ del primer tiempo, le costaba muchísimo llegar a inquietar a la defensa rival.

Hasta que faltando 5′ para el final llega una pelota quieta que termina con un claro penal sobre Gonzalo Rizzo, Leodan Gonzalez vio el claro agarrón sobre el zaguero ramplense y pita el penal. Adrián Leites, que había marcado ya en la primera mitad, fue el encargado de rematar el tiro penal, el balón terminó dentro de la red, a la izquierda de Guillermo De Amores que voló sobre su palo derecho.

Y así, faltando solamente 5′ para finalizar el encuentro Rampla encontraba un gol importantísimo, que valía mucho más que 3 puntos.

Ya en los minutos finales había que aguantar como fuera el resultado, que eran 3 puntos que matemáticamente nos salvaban del descenso, que eran 3 puntos que nos dejan muy bien posicionados de cara a la histórica clasificación a una Copa Internacional -por segunda vez-.

Y a los 93′ Leodan pita el final y se desata la alegría en la Tribuna, los abrazos entre los jugadores, sonrisas y festejos por doquier, objetivos que se van cumpliendo, recordando todos los momentos duros que se vivieron, y festejando con mucha alegría este triunfo duramente conseguido ante un difícil Liverpool en su escenario.

Rampla ganó, Rampla se salvó del descenso, ahora ya matemáticamente lo podemos confirmar, Rampla quedó en la séptima posición de la tabla Anual con los mismos puntos que Wanderers -46-, 4 puntos arriba de Danubio, y solamente 3 puntos por debajo de Boston River, que es el último equipo que está hoy clasificando a la Copa Libertadores.

Tres puntos que valen más que tres puntos, tres puntos que son salvación, tres puntos que son sueño copero.

Leave a Comment